La tercera edad se convertiría en la gallina de los huevos de oro para la industria en 2050

La tercera edad se convertiría en la gallina de los huevos de oro para la industria en 2050

La industria es una de las áreas que potencia la economía mundial, y esta ha crecido para suplir una demanda de consumo en función de las características sociales y demográficas particulares de cada sector industrial.

Un estudio reciente ha revelado que para el año 2050, el 60% de la población mundial estaría en el umbral de los 65 años; para industrias como la textil, esto es una aparente situación desfavorable, pero en realidad, muchos especialistas ven esto como una verdadera oportunidad de consumo.

Una población con un buen porcentaje de poder adquisitivo

Solo en España, tan solo el 4% de la población actual de la tercera edad, viven en residencias, mientras que el 96%, aun cuando pueden tener una baja pensión, cuentan con vivienda propia libre de deudas. Esto quiere decir que se trata de un sector de potencial consumo y aprovechable económicamente en el largo plazo.

Esta percepción ha comenzado a modelar el sector industrial de manufactura, que podría ampliar su orientación de productos hacia un margen de edad mucho más amplio, como forma de adaptación económica. Cabe recordar que, en este aspecto, la industria es quien sirve a las características demográficas.

Si bien es cierto que, en ciertos casos, la industria intenta modelar a la población para posibilitar un consumo, pero en esta ocasión, se trata de un factor que no se puede controlar, que es el ritmo de envejecimiento de la población.

Un nuevo mercado objetivo

La industria ya se ha comenzado a adaptar para dar la bienvenida a esta nueva característica poblacional; un ejemplo es la adopción reciente de la modelo de 53 años Kristina Coninck por parte de Zara, como imagen de la temporada.

La inclusión de su imagen tiene también un propósito publicitario y es el de comunicar de manera temprana, que son un almacén que cuenta con ropa para todas las edades. Un hecho importante en este sentido es también comprender que las necesidades de la tercera edad no son generalizadas, sino que también varían en su propio rango de edad.

Por ejemplo, las damas de 65 años no consumirían los mismos productos que las damas de 80, por lo que veremos pronto más variedad de productos para suplir esta creciente e inevitable situación demográfica, aunque no solo el sector manufacturero se está preparando para adaptarse.

El rango de edad de la tercera edad también implica factores como mayor tiempo libre, por lo que los sectores terciarios como las compañías de viaje y de recreación, también se han comenzado a preparar.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies